domingo, 12 de abril de 2009

Efectos personales (Personal Effects) Película, 2009


Efectos personales

(Personal Effects. USA, 2009)


-Autor: José Luis Urraca Casal-


Intimista historia entre Pfeiffer y Kutcher

[Este artículo está protegido por derechos de autor. Ver detalles al final del mismo] Este drama dirigido por David Hollander y basado en un relato corto de Rick Moody, discurre por las vidas de dos familias que coinciden en sus respectivas pérdidas humanas arrebatadas en trágicos asesinatos. No se trata de un film con grandes pretensiones, pero su sencillez y cierto carácter impredecible del desarrollo de su trama, junto con un notable guión y unas actuaciones ajustadas a los personajes hacen del mismo una pieza especialmente sensible para el espectador.
[Autor: José Luis Urraca Casal para www.unmundodecine.com]
Walter (Kutcher) es un excelente luchador universitario cuya carrera deportiva se ve interrumpida y abandonada por el repentino asesinato de su hermana. Linda (Pfeiffer) ha perdido a su marido como resultado de un violento crimen y es madre de un hijo con problemas físicos y mentales. Ambos se conocen asistiendo a los respectivos procesos que han de juzgar los crímenes que han roto sus vidas y acudiendo a una terapia de grupo para familiares que han de superar su ira y el dolor de sus pérdidas.
[Este artículo está protegido por derechos de autor. Ver detalles al final del mismo]
Se trata de un film de lento desarrollo, que va cobrando intensidad dramática y emocional a medida que avanza el metraje, y que proyecta una atmósfera especialmente fría y desangelada, de espacios vacíos (como los que dibuja Linda), colores grises y apagados, de días lluviosos de los que empapan entumecimiento. Y por esa atmósfera se desenvuelven unos personajes de vidas rotas, que tratan de reconstruir su vacío existencial o que como Walter, parecen llegados a un punto muerto, a la espera de encontrar motivos para seguir siendo felices, ahogar su rabia y mitigar su pena.
[Autor: José Luis Urraca Casal para www.unmundodecine.com]
El guión se toma su tiempo en la relación que va acercando cada vez más a dos personajes que sienten la pérdida de sus seres queridos, y que se aferran a la espera de la resolución de sus respectivos juicios, estableciéndose una vez que conectan entre sí, una romántica historia de amor. Pero ese deseo de justicia para poder dejar atrás su pasado, no siempre se resuelve satisfactoriamente, pues como se dice en la película “Los sobrevivientes apelan al sistema judicial en busca de apoyo emocional, en la necesidad de ver aprendidos a los culpables, juzgados, sentenciados y castigados. Desafortunadamente, el sistema judicial existe para la sociedad, no para ustedes como individuos”.
[Este artículo está protegido por derechos de autor. Ver detalles al final del mismo]
Los protagonistas, Pfeiffer, Kutcher y Bates
[Autor: José Luis Urraca Casal para www.unmundodecine.com]
Tras protagonizar Algo pasa en Las Vegas con Cameron Díaz, Ashton Kutcher vuelve a compartir cartel con otra de las mujeres más deseadas de la pantalla, en este caso Mitchelle Pfeiffer, todo un icono de la década de los 80. Sumado al hecho de que su mujer es también la actriz Demi Moore, podría decirse que al joven Kutcher se le dan bien las mujeres maduras, y no sólo por la relación con la protagonista de Ghost (1990), sino porque en sus duelos interpretativos ha salido bien parado, demostrando estar hasta el momento a la altura, y en Efectos Personales, vuelve a ponerlo de manifiesto.
[Este artículo está protegido por derechos de autor. Ver detalles al final del mismo]
Habiéndose desenvuelto sobretodo en el plano de la comedia, tanto en el cine como en sus diversos shows televisivos, este nuevo papel, en la piel de un joven poco hablador e inexpresivo, a Kutcher le bastan pocas palabras para transmitirnos la sensibilidad de su personaje, un luchador perfectamente entrenado, de gran autocontrol y disciplina adquirida a base del deporte, pero emocionalmente derrotado tras la trágica muerte de su hermana. Únicamente ese andar casi de vaquero que adopta es lo que desentona como parte de una actuación comedida pero ajustada al papel que no requiere de mayores alardes.
[Este artículo es una creación original y está protegido por derechos de autor]
Michelle Pfeifer, demuestra, aparte de que los años apenas parecen pasar por ella (ya tiene 50), seguir siendo una buena actriz, cautivando a la cámara con su felina mirada y jugando espléndidamente con el cigarrillo entre sus dedos. Su rol en este caso es el de una madre viuda incapaz de experimentar la misma alegría de antaño, que tratará de conectar con el joven Walter. La protagonista de Las amistades peligrosas, La edad de la inocencia o Mentes peligrosas experimenta desde 2006 cierto revival en su carrera cinematográfica y este es un año de notable presencia en la pantalla, pues a su papel en esta película hay que añadir su brillante interpretación a las órdenes de Stephen Frears en Chéri, la adaptación del drama romántico escrito por Collette que detallamos aquí.
[Autor: José Luis Urraca Casal para www.unmundodecine.com]
Dentro de lo que es un film comedido, tanto Kutcher como Pffeifer deparan alguna escena destacable como la que tiene lugar durante el oficio de una boda. También brilla el actor en el papel del hijo de Linda (cuya voz en off nos narra la historia) y es una pena que Kathy Bates tenga escasos, aunque certeros, momentos para lucirse en el rol de la afectada madre de Walter, que convierte magistralmente una carcajada en llanto y a quien bastan pocas palabras para transmitirnos sus emociones.
[Este artículo está protegido por derechos de autor. Ver detalles al final del mismo]
[Atención: a partir de aquí el comentario revela detalles importantes de la trama]
[Autor: José Luis Urraca Casal para www.unmundodecine.com]
Es pues también una película sobre el vacío experimentado tras la pérdida violenta de seres queridos, la forma de encarar la vida a partir de ese momento y sobre la restitución que puede proporcionar o no, la justicia o la venganza. También muestra como una de sus subtramas, su propia reflexión implícita sobre la controvertida posesión de armas en Estados Unidos. Reseñar por último, que el título de la película, hace referencia a los objetos personales que nos recuerdan a las personas perdidas.

Autor: José Luis Urraca Casal. Para www.unmundodecine.com

Otros enlaces relacionados en Un Mundo de Cine:

· Chéri (2009) · Michelle Pfeiffer
· Algo pasa en Las Vegas (2008) · Ashton Kutcher
· Sigue ahora Un Mundo de Cine a través de Facebook, twitter o por mail

A continuación puede verse el tráiler de Efectos Personales:

Te invitamos a aportar aquí tu opinión dejando un comentario

*Los redactores de Un Mundo de Cine informan de que esta página está bajo licencia de Creative Commons. La cita de partes de este artículo debe hacer constar: 1º) Autor: José Luis Urraca Casal, 2º) Fuente: www.unmundodecine.com, y 3º) incluir un enlace al artículo original. La reproducción total está PROHIBIDA y requiere autorización.

6 comentarios:

Edge dijo...

Complicada pareja del celuloide. No sé si me logre enganchar más aún si voy con un prejuicio a sentarme en la butaca.

SalU2
T.

José Luis dijo...

Edge, aunque no es que salten chispas precisamente entre ellos, logran que resulte creíble el camino que recorren en la película. Así que dales una oportunidad.

Anónimo dijo...

Existe una pelicula cubana que se llama Efectos Personales. Es muy buena y creo que mucho mejor que esto. Vamos, una oportunidad ,

José Luis dijo...

No la conocemos pero si así nos lo aseguras habrá que seguir tu consejo.

Cris dijo...

El hijo de la protagonista ni tiene problemas físicos ni mentales,sino una incapacidad sensorial, es sordo. Un sordo no tiene ningun problema mental, y es triste que algunos lo confundan a estas alturas

Anónimo dijo...

acabo de verla, es algo lenta, pero está muy bien, a mi me ha gustado,

isa